Próxima emisión en vivo: Al rojo vivo a las 2:00 PM

Próxima emisión en vivo:
Al rojo vivo a las 2:00 PM

La Máquina del Tiempo

Ayrton Senna, el piloto que dio la vida por la Fórmula 1

domingo 22 marzo 2020, 03:26 PM    Por: Marco Delgado Ayala

Ayrton Senna, el piloto que dio la vida por la Fórmula 1

El 21 de marzo marca una fecha especial para el calendario del automovilismo mundial y no es porque se lleve a cabo algún Gran Premio, sino porque se conmemora el nacimiento del piloto brasileño Ayrton Senna, que, tras su partida, la Fórmula 1 dio un giro de 180 grados en pro de la seguridad de los corredores.

En el inicio de la primavera de 2020, Senna da Silva festejaría su cumpleaños número 60, y más allá de sus logros y títulos, se le recuerda como uno de los pilotos más carismáticos y simpáticos del automovilismo, que además se preocupó por el bienestar de sus colegas, dejando a un lado las rivalidades que tenían en la pista.

Conocido por su estilo agresivo y por ser uno de los más rápidos en su época, el brasileño cosechó 41 victorias, 80 podios, 65 “pole position” y tres campeonatos del mundo (1988, 1990 y 1991), hasta que la curva de Tamburello en el Gran Premio de San Marino le arrebató la vida, en 1994.

Nacido el 21 de marzo de 1960, en la ciudad de Sao Paulo, Senna da Silva demostró desde temprana edad su pasión por las carreras de automóviles, situación que lo llevó a competir oficialmente en el Karting a los 13 años.

A pesar de estar en la F1, el paulista siempre admitió que el kart le proporcionaba momentos de felicidad y placer, ya que era conducción pura, sin políticas ni dinero de por medio, solo había que ser el más veloz.

Nace la estrella brasileña

Tras sus destacadas actuaciones en la Fórmula 3 y pese a las palabras de sus padres advirtiendo de los múltiples riesgos y accidentes que implicaba, llegó a la categoría reina del automovilismo, con la escudería Toleman, en 1984, un equipo modesto que vio en “Magic” potencial para convertirse en una estrella en el futuro.

Ante la oportunidad, Senna no decepcionó y en el Gran Premio de Mónaco presentó sus credenciales ante el mundo, viniendo de atrás en medio de la lluvia, luego de iniciar en la posición 13, al punto de poner en jaque a Alain Prost, quien fue el ganador, gracias a que la carrera fue suspendida en la vuelta 31, evitando su caída ante el joven de 24 años.

Fue entonces cuando los ojos del automovilismo se centraron en Ayrton, quien logró su primer podio y había dado una exhibición cómo se debía conducir en la lluvia, lo cual se convirtió en su sello en toda su carrera.

Tras su llegada a Lotus en el 85, Senna saboreó las mieles de la victoria en el Gran Premio de Portugal, al lograr su primera pole position y su primer triunfo en el “Gran Circo”, resultado que repitió en el Circuito de Spa-Francochamps, en Bélgica.

Después de tres años con Lotus, se mudó a McLaren con la esperanza de pelear por el campeonato, fue ahí en donde conoció al francés Alain Prost, quien se convertiría en su compañero y con quien iniciaría una de las rivalidades más grandes en la historia de la Fórmula 1.

Apenas en su primer año con su nuevo equipo y a sus 28 años se coronó como campeón mundial, tras una gran carrera en Japón, en donde se repuso y desde la posición 14 logró escalar lugares hasta rebasar a Prost para quedarse con el primer sitio y hacerse con su primer título.

Para la temporada siguiente, el brasileño y el francés se enfrascaron en una rivalidad, que se resolvió de manera polémica con la intervención de Jean-Marie Balestre, presidente de la Federación Internacional de Deportes de Automovilismo (FISA), quien descalificó a Senna del GP de Japón, sin tener argumentos sólidos, lo que le dio el trofeo al galo.

Tras la partida de Prost a Ferrari, el paulista volvió a sonreír y dominó la temporada, consagrándose campeón en Japón, pero de igual manera tuvo un incidente con el piloto del “Cavallino Rampante”, en el inicio de la carrera.

La deuda pendiente con su gente y el adiós

Senna lo había ganado todo, sin embargo, aún tenía una misión pendiente: ganar el Gran Premio de Brasil ante su gente; ya que tras ocho campañas en la Fórmula 1 no había podido coronarse en el Circuito de Interlagos en su natal Sao Paulo.

Aquel día volvió a dar muestras de su talento e ingenio para las carreras; dominó de punta a punta, pero su McLaren empezó a fallar y la caja de cambios se tronó, por lo que piloteó el monoplaza sólo con la sexta velocidad con el riesgo de lo que significaba ir a esas velocidades y aún así logró llevarse el primer sitio.

Relata el propio Ayrton que ganar en Interlagos fue quitarse una pesada losa que lo tenía bajo presión, puesto que siempre anheló hacerlo ante su público; tras esta hazaña, el piloto quedó exhausto y al borde del desmayo, al grado de no poder salir del automóvil y requerir la ayuda de los demás.

Tras la obtención del tricampeonato en 1991, Senna y McLaren no pudieron hacerle frente al Williams, que, con apoyo de dispositivos electrónicos, lograron llevarse los campeonatos de 1992 y 1993, gracias a Nigel Mansell y Alain Prost, quien regresó de su año sabático y firmó con la condición de no tener al paulista como compañero.

En 1994, Senna llegó a Williams y aunque aseguró que no le gustaba el coche, hizo tres poles, hasta la fecha de su trágica muerte en el Circuito de Imola, en el Gran Premio de San Marino.

Durante su estancia en la categoría reina del automovilismo, Senna pidió mayores condiciones de seguridad a los pilotos, quienes arriesgaban la vida en cada carrera e iban a altas velocidad; sin embargo, pocas veces sus peticiones fueron escuchadas por Jean-Marie Balestre.

Tras la partida de Ayrton, la Fórmula 1 nunca volvió a ser la misma, pues a raíz del accidente se tomaron medidas estrictas para evitar más tragedias, siendo el doctor Sid Watkins, el encargado de mejorar la seguridad en beneficio de los pilotos.

 

Notimex/Foto: Mexsport

Temas relacionados

F1 Automovilismo Ayrton Senna

Comentarios

POLITICAS DE USO
• No se permitirá ninguna conducta irrespetuosa, ofensiva o abusiva: las contribuciones deberán ser constructivas y educadas, no malintencionadas ni realizadas con la intención de difamar, ofender o calumniar a nadie.

• El portal www.xeudeportes.mx se reserva el derecho de retirar o censurar cualquier comentario que incumpla la política de uso antes descrita.

Noticias relacionadas